Ir al contenido principal

Global Overview Magazine

Revista de actualidad política, religiosa, económica, social, cultural, científica y educativa con alcance internacional
ISSN 2618-1916

JESUITAS Y TRANSFORMACION - Segunda Parte


El Colegio Máximo San José y la Inserción Social

La anterior entrega fué acompañada por la breve reseña del CIAS – Centro de Investigación y Acción Social – que trabajó durante la mitad de los 70 hasta pasados los 80 con sacerdotes y laicos comprometidos con la opción preferencial por los pobres según los Documentos de Medellín de 1968 y de Puebla de 1987. La Compañía de Jesús tuvo un basto trabajo en Argentina en los años que se denominaban de “plomo” y en la transición a la democracia.
El Colegio Máximo – como se denominan para la Compañía de Jesús, las Universidades- son insignias en Argentina, en dos lugares claves, la provincia de Córdoba, donde la Compañía desplegó un vasto trabajo incluso antes de la Reforma Universitaria de 1918, los estudios universitarios contaban con una gran presencia jesuita al igual que la primera Universidad de la República Argentina, la Universidad Nacional de Córboba. Córdoba ha tenido un Significado y un Significante muy fuerte en la historia social de la Compañia. El compromiso jesuítico abarcó el mundo universitario en su plenitud.
El otro gran Colegio Máximo bajo la advocación de San José se estableció en la Provincia de Buenos Aires, en la localidad bonaerense de San Miguel, donde se forjaron los estudios universitarios especializados en Filosofía y Teología.
El compromiso de la Compañía de Jesús con los intelectuales es parte del camino recorrido, la otra parte del camino es su inserción con los más necesitados en la fundación de capillas, centros sociales y comedores en los barrios periféricos y más alejados, capillas que muchas de ellas se transformarán en Parroquias.
Un ejemplo son las capillas del Barrio Trujuy y del Barrio Mitre en la localidad de San Miguel, con un vasto trabajo de inserción social con los más necesitados, a fines de los 80 y mediados de los 90, el Barrio Mitre contaba con un joven sacerdote, el Padre Aleman, otras capillas fueron animadas por otros hermanos no sacerdotes, como el hermano Héctor Bossié – que luego será ordenado sacerdote- y trasladado al Colegio de la Inmaculada, de la Provincia de Santa Fé – otro bastión de la Compañía de Jesús-.
El Colegio Máximo no ha sido solo un reservorio de intelectuales sino una verdadera usina de praxis religiosa, social y política, donde a través de Conferencias, Encuentros y Charlas, pasaron intelectuales, políticos y dirigentes sindicales de diferentes miradas.
La Teoría no se entendía sin el trabajo concreto – praxis- llevada a cabo en capillas y parroquias alejadas de todo centro urbano, llevando el compromiso social con los más necesitados y fundamentamentalmente dando Ciudadanía y Organización a aquellos que no accedían a la misma o eran simplemente olvidados de la llegada del Estado.
Los Comedores infantiles y de indigentes, estuvieron siempre presentes en la peores crisis que ha tenido la Argentina en sus ciclos económicos, un ejemplo: La grave crisis económica que azotó a toda la Argentina en diciembre de 2001, encontró a sacerdotes, hermanos y laicos del Colegio Máximo dando alimento a filas de necesitados, funcionando en el mismo un Panadería las 24 horas del día, y las filas de indigentes daba varios metros a la redonda.
Así los Jesuitas argentinos en su compromiso asumido desde siempre se insertaron en la sociedad al decir de un Obispo muerto trágicamente , Monseñor Enrique Angelelli,  con un oído en el Pueblo y otro en el Evangelio.

Prof. Mg.  Eduardo Luis Moggia

Comentarios