Ir al contenido principal

Global Overview Magazine

Revista de actualidad política, religiosa, económica, social, cultural, científica y educativa con alcance internacional
ISSN 2618-1916

Covid-19 y el Sistema Educativo 2020


Covid-19 y el Sistema Educativo 2020

Lucia Rosario Malbernat

Licenciada en Sistemas y Magister Scientae en Gestión universitaria

Directora de la Carrera de Sistemas    UCAECE . Sede Mar del Plata

Profesora en la Facultad de Cs. Económicas. UNMDP


Para garantizar la continuidad educativa y hacer frente a la drástica medida de suspensión de la actividad escolar sin fecha de finalización, las instituciones debieron impulsar la mediatización de la enseñanza valiéndose de los recursos tecnológicos a su alcance.

Las escuelas más innovadoras, tecnológicamente maduras, rápidamente pudieron hacerlo aplicando modernas pedagogías para la enseñanza online típicas del e-leaning y del m-learning o mobile learning, esto es, el aprendizaje móvil en el cual el proceso de enseñanza se realiza a través de dispositivos móviles, tales como los teléfonos inteligentes o tablets.

Las escuelas y universidades más vulnerables, por su parte, quedaron a la espera de entornos didácticos salvadores que no terminaron de llegar y retrocedieron hasta la segunda generación de educación a distancia, típica de los años ’70, conocida como enseñanza multimedia o de telecomunicación valiéndose, por ejemplo, de programas televisivos en el mejor de los casos. Algunas, ni eso.

En este panorama destacan, entonces dos circunstancias que pueden trascender a la crisis sanitaria:

La primera de ellas es que, lamentablemente, según sea la región, a 40, 50 o más días de iniciada la cuarentena algunas instituciones todavía no han podido, no han sabido o no han querido comenzar sus actividades educativas a distancia poniendo en evidencia el panorama tan desigual que aqueja a la sociedad y se refleja en el sistema educativo.

La falta de conectividad, de preparación digital de los docentes y de equipamiento apropiado han sido un obstáculo en muchos casos.

A diferencia de esta nefasta circunstancia que se ha visto a la luz de la suspensión masiva de la educación presencial, la otra circunstancia que se destaca es muy alentadora porque la imprevista emergencia sanitaria está siendo motor de cambios positivos en la enseñanza.

Hace más de 20 años que la educación a distancia transita una generación flexible que combina herramientas sincrónicas y asincrónicas y se tiene el convencimiento de que, tal como he expresado textualmente hace más de 15 años atrás en un artículo científico “…las instituciones de educación superior deben integrar las TICs como componente cotidiano de sus actividades para que los estudiantes no se formen en un medio anacrónico e inconexo con el mundo laboral en el que luego se insertarán”.

Sin embargo, en 2.020, ese nivel de desarrollo tecnológico, pedagógico y didáctico no se reflejaba en la educación presencial y tuvo que aparecer la crisis del Coronavirus para que el sistema educativo se haya visto obligado a apegarse a ese desarrollo.

El Desafío para la vuelta a las aulas será la generación de experiencias educativas mediadas tecnológicamente y la creación de nuevos espacios de aprendizajes, de cooperación y colaboración en red con alcance a todas las regiones aprovechando lo poco o mucho que se haya podido avanzar para sobrellevar la crisis sanitaria.