Ir al contenido principal

Global Overview Magazine

Revista de actualidad política, religiosa, económica, social, cultural, científica y educativa con alcance internacional
ISSN 2618-1916

DESMONTAR UN SISTEMA PERVERSO. Un cambio impostergable

ARGENTINA
La Reformulación del Discurso y las Prácticas Educativas.
Las promesas incumplidas de la Democracia (Norberto Bobbio)
Primera Parte
Nuestra propuesta de trabajo apunta a reflexionar acerca de la necesidad que
tenemos en el sistema educativo – medio y universitario- y en el ámbito de prácticas en el
mismo de ir trabajando sobre algunas líneas de reformulación del discurso utilizado en los
espacios educativos y las categorías a analizar de las prácticas educativas que denotan la
impronta de falta de democratización y por ende la necesidad de democratizar dicho
espacio.
El discurso y las prácticas educativas están marcadas por categorías que denotan la
presencia de los elementos autoritarios que aun subyacen en nuestra educación:
si tomamos el sistema de enseñanza media es muy común la utilización de: regente,
director, supervisor, jefatura, jefe, inspección, subordinación, subordinados, jerarquización,
superioridad, etc., en la Educación Superior podemos leer y escuchar el uso de categorías
como: consejo superior, directivo, consejero, claustros, auxiliares y no auxiliares, jefe de
cátedra, etc.- los que se dicen plantear reformas y denostar contra el Medioevo, siguen hablando de Claustros, contradicción flagrante, palabra que es del acerbo monástico y no universitario- ( Regla de San Benito)
El aparato de control de la Administración Burocrática Autoritario sigue vigente en más de 30 años y solo con atisbos tecnocraticos de pretendidas frustradas reformas que han perjudicado a generaciones de jovenes estudiantes. El aparato burocrático nunca ha sido desmantelado, pasan los gobiernos y los tecnocratas quedan, lo que se podria denominar el Poder Tecnocrático en desmedro del Ser y del Sujeto Emancipado.
El desmontaje de estos discursos y estas prácticas es una
de las promesas incumplidas de la democracia (Bobbio) en la Argentina, que ya lleva sus más de
treinta años, y que tiene pendientes estás cuestiones no menores, de la política
educativa en nuestro país.
Existe toda una microfísica del poder dentro de las instituciones, y en particular en la
educativa, como forma y cuerpo de ejercicio del poder expresado en el sistema educativo a
través de la jerarquización del mismo sistema, categoría que indica ejercicio claro del poder
y la existencia de una peligrosa dialéctica entre los “superiores” y los otros. (1)
(1)FOUCAULT, Michel. Microfísica del poder. Ed. La Piqueta. Bs.As. 1987
Estas prácticas recrean la dialéctica del poder autoritario entre
"los que saben" – los que poseen el poder y las llaves para abrir las puertas del poder – y los
" a los que hay que enseñar" – que si quieren permanecer dentro del sistema se deben subordinar a dicho
poder -.
Peligrosamente estas prácticas sociales se han
“sacralizado” en el sistema educativo argentino. (2)
Los discursos y las prácticas de ejercicio del poder dentro del sistema educativo tienen las
características de toda institución de disciplinamiento social, a saber:
1. La existencia de una estructura organizacional
jerárquica dada como natural.
2. Una morfología institucional donde están presentes
las prácticas de mando y subordinación.
3. La presencia de elementos estamentales que marcan
diferencias de clase y de posición dentro de la
estructura educativa.
4. La existencia de una estructura poco flexible y de continuo disciplinamiento social-
. 5. La presencia de un discurso anacrónico.
6. La lentitud en llevar a cabo transformaciones en el
sistema o bien directamente un conservadurismo
opuesto a toda transformación o perspectiva de
cambio.
7. La inviolabilidad de dicha estructura institucional en
su composición orgánica.
(2) ELIADE, Mircea. Lo sacro y lo profano. Ed. Península, Barcelona, 1994.
8. La naturalidad de la existencia de una estructura
vertical, jerárquica y de superioridad.
9. Se torna indiscutible la presencia de categorías y
roles a ser cumplidos dentro de la pirámide
jerárquica.
10. La existencia de normas a cumplir y de sanciones
para que aquellos que no cumplen o intenten
transgredir las normas institucionales.
11. Una pirámide institucional, organizacional vertical
y jerárquica que está dado como natural a lo largo
del tiempo y que se perpetua en el mismo.
12. La falta de renovación y democratización de la
prácticas diarias del sistema educativo y su
estructura institucional.
13. La falsa creencia de creer de que porque existe
sistema democrático y republicano a nivel nacional
eso se plasma automáticamente en la estructura
educativa.
14. La negación u ocultamiento de los profundos
conflictos existentes dentro del sistema educativo.
La articulación de las diferentes prácticas y discursos afianzan y consolidan las diferentes
cuestiones en donde se enmascaran el uso de categorías de Poder aún bajo las máscaras de
miradas democráticas y de un aparente participación, que termina por ser una participación
no real sino meramente simbólica.
La dicotomía democracia-autoritarismo se quiere
mostrar como superada dentro del sistema educativo, cuando dialécticamente sigue sin
resolver y peor aún, la disputa o el conflicto está saldado a favor de las prácticas
autoritarias, pseudoparticipativas, y “naturalmente” jerarquizadas.
Es alarmante que después de décadas de democracia
política no existe una auténtica democracia educativa.
El qué hacer? educativo, aulas y claustros siguen siendo verdaderamente “feudos”
prácticamente a cinco siglos del fin del sistema feudal.
Este nuevo feudalismo educativo se ampara detrás de un
pretendido Iluminismo cientificista y de la consagración “dogmática” de lo que denominan: la Academia - dividiendo los campos entre pretendidos saberes de los que "saben" y los que "no saben", y con la iluminación de reformas que en definitiva para que nada se reforme o cambie. -
Si no sé da el salto cualitativo al decir de Gramsci, de recrear sujetos emancipados frente a
los sujetos de hegemonía que sigue dando nuestro sistema educativo, nos quedaremos en la
oscuridad de la ignorancia y la dominación y en la quimera de la democracia y de la
igualdad social. (3)
La democratización de los discursos y prácticas educativas siguen siendo una tarea
pendiente en nuestro sistema educativo, el uso de categorías que recuerdan más al “Ancien
Regime” que al nuevo orden democrático y social: Jefatura, jerarquía, jefes, claustros,
supervisión, etc.
La naturalización de los discursos y las prácticas
educativas se han incorporado tanto a los tecnócratas como a todos los actores sociales que
interactúan en el sistema educativo.
La falta de pensamiento crítico y de real
cuestionamiento a dichas prácticas debe ser un problema real a resolver por todos los
involucrados en dicho sistema.
Continuará.
Prof. Mg. Eduardo Luis Moggia